domingo, 23 de diciembre de 2018

Os deseo una muy Feliz Navidad ♥


Os deseo una muy Feliz Navidad a tod@s los que pasáis por aquí, en especial a Ilona, Chema, Marina, Rosana, Érika, Itzi y Maribel porque gracias a conocer vuestros blogs en estos últimos meses, he recuperado las ganas de mantener vivo este rinconcito que tenía un poco olvidado. 

La inocencia de las muñecas y la ilusión que siento por ellas nunca se marcharon, pero sí se habían disipado un poco las ganas de compartirlas por Internet. 

Qué tengáis unas muy felices fiestas y que el 2019 os traiga todo aquello que deseéis y que podamos seguir compartiendo risas, muñecas, juegos y mucho más! :D

He colocado un carrusel en honor a Chema, ya no puedo evitar sonreír y acordarme de él cuando veo uno!! 

Creí que no llegaría a tiempo de felicitaros la Navidad y es que estos días son un no parar... ¡pero como me gustan!! Ahora voy a ir a vuestras casitas a desearos todo lo mejor. 

Gracias por ser tan bonit@s 

¡Hasta el próximo día! :)

(Perdón cof, cof... ¡hasta el próximo año! :P)










viernes, 7 de diciembre de 2018

Sara Moon


Cuando cumplí once años tuve por primera vez una habitación para mí sola, hasta ese momento los cachivaches y pósters de mis hermanas no dejaban espacio para mis cosas.

Pero por fin tenía mi propio espacio para decorarlo como quisiera, así que salí con mi hermana mediana a buscar cositas para mi dormitorio y al pasar por una tienda muy grande de pósters, me quedé clavada ante el escaparate al ver uno enorme de un caballo blanco precioso corriendo hacia mí.

Me recordó a un pegaso o un unicornio galopando en una noche oscura de azul intenso.

Cuando me acerqué a él vi que estaba firmado por: "Sara Moon".

¡Lo encontré en internet!! ♥
Oh dios mío ¿podía existir un nombre más perfecto que ese? Sara... Moon... y un caballo blanco... ¡era una señal! ese caballito era para mí.

Así que regresamos a casa, yo muy feliz con mi póster gigante enrollado que era casi más grande que yo. Al llegar lo coloqué en la puerta de mi dormitorio por dentro y como la puerta daba a los pies de mi cama al meterme en ella ahí estaba él, corriendo hacia mí.

Por las noches lo observaba antes de dormir parecía como si en cualquier momento fuera a atravesar el póster y aparecer en mi habitación, enorme y majestuoso.


Sigue colgado en mi habitación en casa de mis padres, aunque el pobre está hecho mistos :( 
Antes de eso hubo un tiempo en que a todas mis muñecas las llamaba Sara, me había gustado mucho ese nombre desde que en el colegio leyeron algunos fragmentos entre otros, de “La Princesita”; amaba a la luna por encima de todas las cosas y siempre soñaba con pegasos por culpa de un libro de mitología al que le teníamos mucho cariño mis hermanas y yo… de hecho mi hermana mayor había pintado un pegaso basándose en ese libro que me gustaba muchísimo y sin darme cuenta muchas veces me evadía observándolo.  

Así que al ver todos esos factores de alguna manera representados en el póster, sentí muy fuerte que era el indicado. Ahora no solo tendría mi propio cuarto, sino mi propio caballito blanco.

En 2012 como ya os comenté en la entrada anterior "Poison Girl's Dolls" me customizó la carita de mi primera y única pullip. Además me hizo unos ojitos preciosos para ella y de alguna forma, al verlos con ese azul tan intenso me acordé del póster del caballo blanco y de su fondo azul. 

Entonces se me ocurrió llamarla “Sara Moon” :)



Es curioso como funciona a veces la mente humana relacionando ideas jajaja

En las fotografías de esta entrada ya tiene su apariencia definitiva con un pelo más oscuro. 


Enlaces a la web de la artista que pintó el caballito:

Sara Moon Art 

Sara Moon (Web)


¡Hasta el próximo día!! ^_^